Plan de *rescate* en la crisis financiera gringa

El pasado fin de semana el presidente estadounidense, George W. Bush, envió al Congreso una propuesta de “rescate” del sector financiero por 700 mil millones de dólares, adicionales a los 285 mil millones destinados por la Reserva Federal para el saneamiento de las empresas hipotecarias Fannie Mae y Freddie Mac.

El dinero solicitado serviría para la adquisición discrecional y sin control, por parte del Departamento del Tesoro, de “activos dañados”, “deudas malas” y carteras vencidas, especialmente en el sector inmobiliario.

Para expresarlo en términos llanos e inmediatos, la iniciativa de Bush consiste en que el Estado adquiera deudas privadas y las reparta entre el conjunto de la población en general, o sea, cada ciudadano gringo tendrá una deuda de 2 mil dólares.

Se los vamos a poner, para la cúpula que gobierna Estados Unidos, las ganancias son privadas, fruto del esfuerzo individual, pero las pérdidas son públicas, aunque sea también del esfuerzo especulativo individual de los magnates.

El descaro de esta solicitud ha sacudido a la clase política de Washington, ya que resulta evidente que, al amparo del “rescate” propuesto, desaparecerían cientos de miles de millones de dinero público en un pozo sin fondo de corrupción, favoritismos y complicidades.

Para colmo, existe el precedente de la forma inescrupulosa en la que la Casa Blanca ha manejado las sumas multimillonarias destinadas a la guerra contra Irak, buena parte de las cuales han ido a parar a contratos dudosos o inexistentes en beneficio de corporaciones del primer círculo presidencial, particularmente Halliburton, de la que fue director general el vicepresidente Dick Cheney.

En tales circunstancias, sobresalen las reacciones de rechazo a la iniciativa por parte del candidato presidencial demócrata, Barack Obama, y hasta del republicano, John McCain, urgido de distanciarse de las corruptelas, ineficiencias y torpezas del gobierno actual, encabezado por su colega republicano.

Un tercer elemento que explicaría las reservas generadas por el plan comentado es la arrogancia y el despotismo con que fue presentado –sin una sola justificación, sin un programa, sin criterios para la aplicación de los fondos– en lo que constituye la expresión de una presidencia acostumbrada, desde septiembre de 2001, a actuar sin contrapesos, a atropellar los derechos básicos y a que el Legislativo y el Judicial le otorguen toda suerte de “poderes especiales” con el pretexto de “combatir el terrorismo”.

Por lo demás, en los términos en que está planteada, la iniciativa de Bush permitiría a los grandes capitales salir indemnes de las consecuencias desastrosas de su propia voracidad, pero no ayudaría en nada a los ciudadanos que han perdido sus viviendas o que están a punto de perderlas, en el contexto de la crisis inmobiliaria que sacude a Estados Unidos.

Más allá de consideraciones éticas, que de todas formas que nunca han sido el fuerte del actual gobierno estadounidense, de consideraciones electorales, políticas y sociales, es claro que, de aprobarse el “rescate” propuesto por Bush, el gasto público sufriría una reorientación radical para favorecer a los accionistas y ejecutivos de las grandes firmas financieras, se paralizarían incontables programas sociales y de creación de infraestructura y se multiplicarían, en consecuencia, los elementos recesivos para una economía de por sí afectada por la crisis hipotecaria y por los altos precios de los combustibles.

Por ello, esta propuesta de saqueo del erario estadounidense dista mucho de tener asegurada su aprobación legislativa.

En la medida en que una agudización de los problemas de la economía estadounidense tendrían repercusiones graves e indeseables en el resto del mundo y, particularmente, en nuestro país, cabe esperar que el sentido común prevalezca y que las acciones para reorganizar el sector financiero estadounidense, sin duda necesarias, resulten muy distintas a la propuesta que la Casa Blanca envió al Capitolio el sábado pasado y que parece, a la luz del historial de apropiación privada de dineros públicos que caracteriza a la actual administración, la tentativa de hacer un último gran negocio por la mafia empresarial que rodea al actual presidente.

Socializar las pérdidas, privatizar las ganancias… así es como funciona realmente el capitalismo…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *