Lucha del pueblo Naso contra la hidroeléctrica

Y es que a pesar de esas líneas imaginarias que separan a los pueblos, no sólo son una misma nación, un mismo idioma, una misma etnia y una misma cultura, también enfrentan problemas similares.

Ya han pasado por este programa las voces de lucha del pueblo Térraba contra la construcción de una represa, en la construcción de su autonomía y por una educación digna.

Pero el territorio indígena, allá del lado panameño, también recibió la amenaza de una represa hidroeléctrica. Pero para entender mejor el proceso de resistencia de este pueblo indígena, vamos poco a poco comprendiendo una parte de su historia más reciente.

El proceso de imposición de la represa hidroeléctrica a espaldas del pueblo llevó a que los naso se organizaran para cambiar a su rey. Parte de este proceso nos lo cuenta Ardinteo Santana, quien, después de un proceso de elecciones internas, resultó como Segundo Rey del territorio Teribe.

Tal vez suene extraño para nosotros eso de que el gobernante sea llamado rey. Pero si este rey con una hidroeléctrica a espaldas del pueblo, los naso tienen la potestad de quitarlo.

Pero eso tampoco fue fácil. Y hubo todo un proceso de lucha para conseguir que se realizaran elecciones. Sobre eso continúa contándonos Reinaldo.

Finalmente, luego del proceso de elecciones, surge una nueva dirigencia que se le planta firme a la represa y la hace revisar el convenio que había firmado el Rey anterior con la empresa constructora.

Una vez que el pueblo Naso dice: no vamos a hacer lo que diga el gobierno ni lo que diga la represa. Este es nuestro territorio y ustedes van a hacer lo que nosotros digamos. El pueblo se plantó firme y si bien no pudieron detener la construcción que ya iba adelantada, al menos lograron establecer condiciones para la empresa.

Reinaldo nos cuenta también cuál ha sido el impacto de la construcción de la represa dentro de su territorio y para difundir un mensaje dirigido a todos los pueblos que se ven amenazados por proyectos de destrucción como las hidroeléctricas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *