COSTA RICA. 12 de Octubre: 528 años de la invasión europea y la violencia colonial contra los pueblos originarios sigue vigente

COSTA RICA. 12 de Octubre: 528 años de la invasión europea y la violencia colonial contra los pueblos originarios sigue vigente

Compartimos un recuento de las agresiones más recientes contra lxs recuperantes de tierra ancestral del Territorio Cabécar de China Kichá, así como el anuncio de la desestimación del caso del asesinato contra Sergio Rojas Ortíz, del Territorio Bribri de Salitre, como una pequeña muestra de la violencia y poderío blanco, racista y colonial representado por el Estado, los terratenientes y sus estructuras criminales. A 528 años del inicio de la invasión de Abya Yala y la resistencia de los pueblos originarios contra el saqueo y el despojo

Según cuenta la historia oficial, el cuarto y último viaje del tal pirata Cristóbal Colón desembarca en esta cintura geográfica, y recorre toda la costa caribeña, desde lo que hoy se conoce como Honduras hasta Panamá. 

Aquella expedición significó la interrupción de un tiempo nuevo que apenas empezaba para los pueblos prehispánicos asentados desde hacía siglos en este continente.  En aquel siglo 16, este corredor continental empezaba a brillar como epicentro de encuentro y zona de tránsito de los pueblos del Abya Yala.

Históricamente, el poder colonial intenta borrar la existencia de los pueblos originarios, también en esta geografía llamada Costa Rica: primero, los colonos europeos, con el exterminio físico de los pueblos; después, los criollos fundadores de la República, con la penetración territorial y la explotación de las tierras para la producción. Después, los burgueses nietos de los anteriores, utilizaron toda la maquinaria del Estado- Nación para hacer ley este saqueo y exterminio, para reducir los territorios a pequeñas reservas, y para reprimir los idiomas originarios e instalar los valores de civilización, intentando destrozar el corazón de la tierra.

Pero la resistencia indígena contra el colonialismo y la invasión del extranjero también floreció en esta geografía. Los pueblos originarios se enfrentaron a las tropas españolas, y de aquellas sublevaciones recordamos la memoria del guerrero y cacique de Suinsi, Pa Blú Pe bere (Señor Rey de las Lapas; en castilla, Pablo Presbere), como uno de los jefes indígenas de la indómita cordillera de Talamanca, quien fuese ejecutado por los colonos.

A pesar de la violencia, el proceso de liberación y rebeldía de los pueblos originarios no se detiene: el pueblo heredero de las tierras de Pa Blú Pe bere es el pueblo Bribri; y hoy, sus nietxs, sus herederxs siguen valerosxs revelándose contra el poder estatal, blanco y colonial que pretende, una vez más, arrebatarles lo poco que les han dejado de sus tierras para entregarlas a terratenientes ganaderos y a las corporaciones agrícolas.

Son 8 los pueblos originarios que lograron resistir a la colonia europea y a sus nietos criollos que levantaron el Estado- Nación de Costa Rica, reducidos a 24 territorios distribuidos en los 4 puntos cardinales de esta geografía.

En la historia reciente, ha pasado poco más de una década desde que los pueblos originarios decidieran ejercer procesos de autonomía y autodeterminación sobre sus territorios por la vía de hecho, es decir, tomando el control de sus tierras ancestrales.

Estas recuperaciones de tierras responden a una visión de mundo distinta a la de la mente colonizada e individualista. El saneamiento territorial  se basa en una relación especial con los cultivos y la comida, con la naturaleza, la comunidad, las mujeres, la infancia y la ancestralidad… Con la vida en sí misma.

Por lo tanto, la vida se recupera en las tierras libres del pueblo Bribri en Salitre y en Cabagra; del pueblo Cabécar en China Kichá; del pueblo Bröran de Térraba; del pueblo Maleku en Maleku; y del pueblo Boruca en Yimba Cajc.

Desde esta geografía que llamaron Costa Rica nos resulta fundamental difundir ampliamente que este Estado es racista, patriarcal y colonial como lo es cualquier otro de esta América, y nos urge derribar el mito de que Costa Rica es un país de paz, pues esa mentira histórica perpetuada por la diplomacia criolla ha levantado un espeso velo de impunidad para los terratenientes y patrones que se enriquecen con nuestros dolores.

Las agresiones institucionales, las agresiones físicas, psicológicas y simbólicas contra los pueblos originarios recuperantes de territorio ancestral, es permanente y constante desde que inició el proceso en el año 2010.

En este audio-reportaje nos enfocaremos solamente en las últimas agresiones recibidas contra recuperantes de dos territorios indígenas, cometidas por el Estado, los colonos usurpadores y sus estructuras criminales, hace apenas unos días atrás. Pero invitamos a lxs lectorxs-escuchas a buscar los registros de agresiones contra los pueblos originarios en resistencia recopilados por la Coordinadora de Lucha Sur- Sur, organización que acompaña este proceso.

-**-

Primero viajaremos al territorio Cabécar de China Kichá, al sur del país, dónde ocurrieron las últimas recuperaciones de tierra. Luego bajamos más al sur, al territorio de Bribri de Salitre, donde ocurrieron las primeras recuperaciones de tierra.

La primera recuperación de tierras en China Kichá ocurrió hace poco más de un año, y al día de hoy ya suman 5 recuperaciones de tierra. Desde entonces los usurpadores se han empeñado en agredirles físicamente, han quemado los bosques, las casas y los cultivos, y han recurrido a su sistema de justicia para que se dicte a su favor.

Las recuperantes  y los recuperantes de la primera finca recuperada llamada Kono Ju recibieron la notificación de que el Tribunal Agrario del Segundo Circuito Judicial de San José ordenaba el desalojo de la finca para el pasado 28 de setiembre.

Compañerxs recuperantes de Territorio Cabécar de China Kichá

Este desalojo se da porque el usurpador Ángel Marín Espinoza y su abogada Thais Vidal interpusieron una medida cautelar para que el juzgado regional le permitiera la posesión del terreno mientras ocurre el proceso agrario. Este tribunal falló a favor del pueblo cabécar para mantenerse en su territorio, por lo que el usurpador apeló la resolución en un Juzgado de la capital y esta le concedió la apelación.

A continuación, escuchamos las voces de Doris Ríos, recuperante de la finca ´Sekerä Kaska´, y de Efraín Fernández, recuperante de la finca Kono Ju, que nos amplían sobre los procesos de recuperación de tomas de tierras, y sobre esta amenaza de desalojo a la Casa de los Tepezcuintles.

El desalojo de la finca Kono Ju fue aplazado por 10 días, y aunque se espera que se aplace por más tiempo, el desalojo aún está vigente.

Esta medida evidencia la complicidad de la institucionalidad judicial costarricense con la defensa de los intereses de los terratenientes ganaderos que han invadido intensivamente los territorios indígenas desde hace unos 80 años gracias a las -permanentes- políticas estatales de fomento a esa actividad industrial.

Escuchemos de nuevo a Efraín, que nos comparte su alegría de que gracias a la presión, el desalojo se ha pospuesto.

El 28 de setiembre, en respuesta a la amenaza de desalojo contra Kono Ju, este pueblo cabécar decidió recuperar el 5to territorio ancestral. Este territorio se llama Yuwi Senaglö.

Esta acción ha enfurecido a los terratenientes, por lo que la semana anterior atentaron contra la vida de las recuperantes y  quemaron el Kötsíni, un rancho tradicional que recientemente se había construido como parte de los procesos de reafirmación territorial. Escuchemos la declaración de lxs compañerxs:

Kötsíni, rancho tradicional que recientemente se había construido como parte de los procesos de reafirmación territorial
Kötsíni reducido a cenizas por lxs usurpadorxs

La ola de ataques de la semana anterior a les recuperantes cabécares de China Kichá, prosiguió con la agresión de una turba de unas 20 personas no indígenas contra las personas que se encontraban resguardadas en el corral de la nueva finca recuperada Yuwi Senaglö, el día jueves 8 de octubre a eso de las 5 de la mañana.

Producto de este ataque, al compañero Efraín que escuchamos a lo largo de este reporte, le provocaron una herida en la cabeza por la que necesitó atención médica.

Después de este acto, esta veintena de cobardes se atrincheraron en la casa del usurpador Miguel Vargas, el terrateniente que reclama la posesión de la última finca recuperada.

Casi 12 horas después del ataque, la policía logra sacar sólamente a tres de los 20 agresores, pues  el resto ya habían huido del lugar. En ese momento, les decomisaron armas de fuego y bombas caseras, que demostraban las intenciones de agresión.

Para cerrar aquel día de ataques, los agresores bloquearon la entrada al territorio de China Kichá, una estrategia que ya antes han utilizado y que ha representado el preámbulo de ataques aún más violentas.

-**-

Y después de escuchar sobre las agresiones del Estado y de los terratenientes ganaderos y sus estructuras criminales contra el pueblo cabécar de China kichá, viajamos hasta el Territorio Indígena de Salitre, al pueblo Bribri, dónde iniciaron las recuperaciones de tierra hace 10 años y dónde ya la sangre de uno de sus dirigentes fue derramada.

Hace dos semanas, el gobierno racista de Carlos Alvarado anunció que el Ministerio Público desestimará  y archivará el caso del asesinato de Sergio Rojas Ortiz, del clan Uniwak, acontecido el pasado 18 de marzo del 2019.

A Sergio lo asesinaron por ser dirigente de estos procesos de recuperación de tierra ancestral. Fue asesinado a 15 tiros, por la noche, por la espalda, en su propia casa. No pudo defenderse de la cobardía del Poder colonial.

Sergio respaldó y apoyó a su pueblo de Salitre en los procesos de Autonomía y recuperación del territorio, desde siempre, pero también apoyó a otros pueblos con sus procesos por la autonomía. Por eso recibió agresiones e intentos de asesinato por parte de los matones a sueldo enviados por los terratenientes que usurpan los territorios.

Y es que en su camino por la justicia, la tiranía y la ley del conquistador, llamado hoy presidente, juez o policía También pretendió silenciarlo, cuando fue encarcelado injustamente durante 6 meses, sin ninguna prueba en su contra, y violentando los convenios internacionales sobre los derechos de los pueblos originarios.

De hecho, el compañero Sergio tenía medidas cautelares de protección por todas las agresiones que había recibido y que fueron públicas cada una de ellas.

Sergio Rojas Ortiz, del clan Uniwak, asesinado en su casa el pasado 18 de marzo del 2019.

Hoy, les traemos la voz y la palabra de Mariana Delgado y Felipe Figueroa ambos del Consejo Ditsö Iriria Ajkönuk Wakpa, la organización política propia del pueblo bribri de Salitre, en la que el Estado no tiene cabida. Les compas nos amplían sobre estos hechos recientes, otra página más del colonialismo en pleno siglo 21:

Para cerrar este audio- reportaje, le preguntamos a la compañera Mariana Delgado, qué siginifca para ella la fecha del 12 de octubre. Esto nos respondió:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *