Continúan asesinatos selectivos en Honduras

A las tres de la tarde fu avistado una persona desconocida frente a las instalaciones del Instituto Oficial de Secundaria, San José del Pedregal, esta inusual presencia de un desconocido provocó inquietud entre los alumnos y profesores, más de treinta profesores (as) integran el staff del personal docente que cubre las obligaciones pedagógicas en el centro educativo.

Entre los docentes se encontraba el Profesor en Ciencias Sociales José Manuel Flores, quien cubría su rol de maestro consejero; testigos en el lugar de los hechos vieron dos vehículos pick up, aproximarse por la parte trasera de las instalaciones de la Institución, uno color Verde y otro color blanco; por su apariencia modelos 2009.

El Profesor Manuel, como le llaman sus amigos y amigas, se encontraba en la parte de atrás de las instalaciones, haciendo su labor de supervisión con los alumnos (as), ahí se encontró con los asesinos, estos habían pasado el cerco perimetral y dispararon su armas de fuego a mansalva, el profesor Manuel se encontraba en una terraza y se fue al vacío, desde arriba los asesinos volvieron a disparar, en la huida a uno de ellos se le enredo el gorro pasamontañas en la serpentina que sirve de seguridad perimetral, ya ellos había abierto un boquete esperando a su victima. El
Profesor murió en el acto.

De esta manera asesinan otro miembro más de la Resistencia Contra el Golpe de Estado, el Profesor Manuel era miembro del Partido Socialista de los Trabajadores (PST), escritor de artículos algunos ellos publicados en el diario la Tribuna y otros en el periódico digital el SOCA de tendencia socialista.

Este es el primer caso de un profesor que es asesinado en el interior de las instalaciones educativas, frente a sus compañeros (as) y alumnos.

Quienes ordenaron y planificaron este crimen tienen claro su propósito estratégico, inundar de miedo el movimiento pacifista de la resistencia, asesinar a lideres prominentes de este movimiento, cometer estos crímenes sin comprometer a sus miembros de los cuerpos de seguridad del Estado; para tal acto trabajan en la transnacionalización del crimen contratando sicarios de otros países que han llegado a Honduras para hacer venganza, vengarse de aquellos que en su afán de justicia frente a la agresión criminal consecuencia del golpe de Estado, quebraron vidrios, pintaron paredes, lanzaron una botella con gas, caricaturizaron religiosos, defensores de derechos humanos y periodistas, pusieron apodos a los agresores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *