«Ni el centro ni la periferia» parte VII y última

“La diferencia entre lo irremediable y lo necesario, es que para lo primero no hay que prepararse, y sólo la preparación hace posible determinar lo segundo”

Don Durito de Lacandona.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *