Escuche aquí: Las tablas sagradas de los chorizos electorales

Y en esta orgía salvaje de platas y favores los partidos políticos hacían de las suyas, en esta sodoma y gomorra de campañas electorales.

ENTRA musica tétrica

Hasta que llegó la mentada reforma al código electoral –esperando en el gallinero legislativo desde hace 8 años- como promesa para cambiar las cosas en este país.

ENTRA cumbia

La reforma electoral plantea una rebaja en el aporte que le da el Estado a los partidos para que inviertan en propaganda, signos externos y en gastos de la campaña electoral. A esto se le llama comúnmente la famosa deuda política, que todos pagamos de nuestro bolsillo creamos o no en el sistema electoral y en los partidos políticos.

La deuda política pasaría de un 0,19% a un 0,11% del producto interno bruto (PIB), es decir, de ¢30.170 millones a ¢17.466 millones, o sea poco mas de la mitad. De por si los partidos poderosos van a tener que rebuscarse los recursos en las donaciones privadas, como lo han hecho siempre, y los partidos pequeños…pues los partidos pequeños a socarse la faja y raspar la olla, hasta que comprendan que las elecciones solo sirven para mantener a los de arriba en el poder.

Además de esto, se pretende ejercer un mayor control de las donaciones privadas a los partidos políticos…o mejor digamos un control (porque ahorita hacen prácticamente lo que les viene en gana), además de establecer sanciones por las irregularidades que sucedan.

Por eso, para detener la sodómica parranda de platas de dudosa proveniencia, la reforma electoral pretende prohibir las donaciones a los partidos políticos hechas por sociedades anónimas, como se ha hecho para ocultar la naturaleza de los dineros que financiaron campañas como la de Oscar Arias o el referéndum del TLC.

Esto no gustó por supuesto a los siempre pulcros y honestos del Partido Liberación Nacional, que oponiéndose incluso a lo solicitado por el Tribunal Supremo de Elecciones, presionaron para evitar esa reforma, argumentando que “no hay ninguna razón para rechazar este tipo de donaciones, si el partido es cuidadoso de con quién se relaciona”, al decir de Francisco Antonio Pacheco.
Y a pesar de que contaron con el apoyo total de sus más fieles sabuesos, los diputados independientes Andrea Morales y José Manuel Echandi, y el perrito faldero Guyon Massey, de Restauración Nacional, los liberacionistas perdieron este punto de la reforma electoral.

Las sociedades anónimas han sido la coartada perfecta para esconder a los verdaderos donantes y meter platas provenientes del crimen organizado y el narcotráfico, o bien de grupos económicos que vienen luego a exigir concesiones o algún beneficio de los partidos en el poder.

Además es una manera para burlar el tope establecido por ley a las donaciones, y permite que un mismo donante cree miles de sociedades anónimas para esconder el tufo de esos dinerales.

La nueva reforma plantea también sanciones y penas a las irregularidades sobre donaciones o financiamiento de los partidos. De hecho, los candidatos, precandidatos y dirigentes de los partidos políticos que reciban contribuciones ilegales se exponen a penas de prisión que van de dos años a seis años.
Con razón se oponen con tanta vehemencia estos politicuchos…mas de uno iría de patitas pa la cárcel.

Los políticos de la argolla partidaria del PLN y el Movimiento Libertario quisieron en revancha darle un revés al código electoral, y permitir que los extranjeros sean personas físicas o empresas puedan hacer donaciones a los partidos políticos, lo que actualmente está prohibido.

Sí claro, igual lo hacen, por supuesto, pero bueno, el papel aguanta lo que le pongan.

“Lo que queremos es evitar el morbo: ¿por qué prohibírselo cuando lo que tenemos que hacer es identificarlos?”, nos dice uno de los cabecillas de la calaña libertaria.

Y es que los señores políticos que gobiernan este país quieren seguir teniendo estructuras paralelas con dineros foráneos en sus partidos, para poder disimular platas y enterrar sus gracias, como buenos gatos que son en los manejos fraudulentos de la política nacional.

ENTRA la polla 1

Es que los y las políticas de este país, creen que con disque nuevas reglas pal juego electoral todos y todas vamos a creer en la transparencia y benevolencia de sus palabras.

Bueno, radioescuchas, no vayan a tragarse el cuento ahh… Otra de las maromas politiqueras consistió en eliminar la doble postulación.

Pues los de Liberación y los del Movimiento Libertario presentaron muchas mociones para que no se eliminara esto de la doble postulación, apoyado por supuesto por otros políticos como Merino que no veían ningún problema en que una persona se postulara para presidente y al mismo tiempo para diputado.

Claro! Lo que pasa es que en este país los políticos y políticas son todos reciclados y los partidos usan una y otra vez a sus figurines, o como ellos dicen hacen “carrera política” para mantener vivos sus entraditas de cheques….

Y es que esta medida, que supuestamente intenta independizar los poderes de la república, pues simplemente entorpece sus comunes prácticas de que si no pegan una x lo menos pegan la curul en cuesta e moras!!

Otro de los trucos que exhibió, adivinen quién??… liberación nacional!! en otro de sus intentos por sobresalir en los jueguitos electorales fue que se le permitiera al presidente de la República, vicepresidentes y ministros hacer politiquería en tiempos preelectorales.

Presentaron muchas, muchas mociones para que se eliminara el artículo 88 del actual código electoral donde se sanciona con separarse de su puesto de 2 a 6 años a los y las políticas que hagan campaña política ejerciendo altos cargos públicos

Pero, no es cierto que Oscar Arias apoyó abiertamente a Chinchilla?? Y cómo es que nada más le llamaron la atención y no le aplicaron la sanción?? Ellos hacen las leyes y las manejan a su antojo…

Pues los y las liberacionistas despotricaron en contra de esta reforma. El mismo Oscar Arias dijo que la norma es “estúpida e hipócrita”; el diputado Carlos Pérez se dejó decir que las sanciones por hacer politiquería convierten a los altos funcionarios en ciudadanos de segunda categoría.

Pues bueno, al final la carebarrada no dio pa tanto y el resto de las fracciones de la Asamblea no dejaron q los políticos y políticas de turno usaran su poder y su imagen para candidatear a sus próximos títeres.

La verdad es que…reforma electoral o no, el orden de los factores no altera el producto…las y los políticos son lo suficientemente creativos y astutos para seguir cocinando sus chorizos…

y el sistema electoral sigue siendo la cancha donde todos nosotros y nosotras nos embarrialamos…

ENTRA la polla 2

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *