El *gemeleo* de la Sala IV

Posiblemente usted haya oído hablar del gemeleo de placas, del gemeleo de licencia de conducir o cédulas… hay hasta “gemelos” de algunas “celebridades”…

Pero estamos seguros de que jamás se había enterado del gemeleo que algunos Magistrados hicieron de la Sala Constitucional.

De acuerdo a un comunicado del PAC, la creación de Sala IV paralela es una ruptura del orden constitucional, y además constituye un acto ilegal e inconstitucional que se cometió cuando magistrados separados de su cargo y magistrados sustitutos sesionaron al mismo tiempo y resolvieron consultas legislativas y otros recursos, entre el 24 y  28 de marzo de 2008.

¡Y adivinen! Casualmente, el ex Magistrado Federico Sosto participó en ambas Salas.

Según el comunicado tras las irregularidades comprobadas con la designación del Magistrado Sosto, como suplente, se realizaron una serie de investigaciones sobre los mecanismos de sorteo para nombrar a los Magistrados Suplentes de la Sala Constitucional.

Pero dicha investigación sobre la participación política del ex Magistrado Federico Sosto, descubrió un hecho aún más grave:

Entre el 24 y  28 de marzo del 2008, existieron dos Salas Constitucionales funcionando en paralelo.

O sea, los magistrados titulares ejercieron como Magistrados de la República sin estar habilitados para el cargo.

Ellos  estaban separados de sus cargos por la Corte Plena y fueron sustituidos, según el acta del 10 de marzo del 2008.

El artículo 27 y el 162 de la Ley Orgánica del Poder Judicial especifica  que un Magistrado con licencia concedida pierde la facultad de administrar justicia, porque esa potestad se “ pierde o suspende para todos los negocios cuando, por cualquier motivo, el juez deja de serlo o queda suspendido temporalmente en sus funciones.”

La diputada Leda Zamora declaró que “Los Magistrados fueron  separados de su cargo y sustituidos. Lo hecho por los magistrados separados es una ilegalidad, al tramitar y votar un grupo de consultas de constitucionalidad realizadas por la Asamblea Legislativa sin tener poder para ello. Es una grosera violación del orden Constitucional por parte de aquellos llamados a defenderlo. Todo el mundo sabe que en Costa Rica  existe UNA Sala Constitucional, no dos, ni tres.”

Según el acta de la Corte Plena del 10 de marzo del 2008,  la Magistrada Ana Virginia Calzada, en su carácter de Presidenta de la Sala Constitucional, solicitó se concediera permiso con goce de salario y sustitución a todos los Magistrados propietarios de la Sala.

Lo anterior para dedicar la semana del 24 al 28 de marzo al estudio y discusión de varias consultas facultativas relacionadas con la Agenda de Implementación del TLC.

Sin embargo, el Magistrado Luis Paulino Mora, solicitó que se le exceptuara de la separación para participar de las votaciones en la Sala Constitucional y en la Corte Plena, lo que confirma el hecho de que los demás estaban inhabilitados para ejercer como Magistrados.

Entre el 26 y 27 de marzo una Sala IV ilegítima integrada por los magistrados: Calzada, Mora, Vargas, Armijo, Jinesta, Cruz y el Suplente Sosto López. Resolvieron las consultas facultativas de: la Ley General de Telecomunicaciones, la Aprobación del Convenio Internacional para la Protección de las Obtenciones Vegetales y de la Adhesión de Costa Rica al Tratado sobre el Derecho de Marcas y su Reglamento.

El  mismo 27 de marzo la Sala Constitucional, que sí tenía la potestad de sesionar resolvió 264 expedientes.

Así, como se consumó una situación de total irregularidad que quebrantó el orden constitucional.

Costa Rica tuvo dos Salas Constitucionales paralelas por varios días.

Lo más curioso de todo, aunque ya estamos acostumbrados a las casualidades, el Magistrado Sosto, asesor de Casa Presidencial, participó en forma simultánea en ambas salas.

Según el diputado Alberto Salom: “Existen responsabilidades penales y administrativas que deben ser dilucidadas por las instancias correspondientes. Lo sucedido es de la mayor gravedad…”

Como vemos, el gemeleo es una práctica común de las mafias que funcionan pegadas al aparato del Estado. Nosotros, por nuestra parte, los llamamos a que nos pongamos vivos, porque a como va la cosa, no se extrañe que en las próximas elecciones le gemeleen su voto, o de repente, lo gemeleen a usted.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *